Avisar de contenido inadecuado

EL AUTO DE APERTURA DE INSTRUCCIÓN Y LA COSA JUZGADA

{
}

 TAGS:

 

EL AUTO DE APERTURA DE INSTRUCCIÓN  Y  LA COSA JUZGADA

 

Que, en un reciente debate sostenido en el inicio del juicio oral, la defensa formula convenientemente la excepción de cosa juzgada ante la pretensión penal de la fiscalía, advirtiendo; que lo que es objeto de acusación ha sido materia de pronunciamiento anterior de la misma sala que juzga el caso, toda vez;  que mediante decisión del AD QUEM, se confirma el auto en el extremo de no abrir instrucción como presunto autor del delito Contra la Libertad Sexual-actos contra el pudor.

 Que, el Ministerio Público como titular de la acción penal publica, formula sus alegatos sosteniendo; que “Este despacho superior emitió su dictamen acusatorio tomando en cuenta el principio acusatorio, y que el auto de no ha lugar de apertura de instrucción no constituye cosa juzgada y no es un acto jurisdiccional que pone fin a una investigación judicial de un ilícito penal, bajo la realización de un contradictorio. Así corroborando la posición de este despacho superior tenemos que el Tribunal Constitucional ha afirmado en la sentencia del Exp. N° 3789-2005-PH/TC, que -empero, al no encontrarse entre las instituciones que por mandato de la norma suprema producen efectos de cosa juzgada, la pretensión del actor radica en que este Tribunal le asigne al auto de no ha lugar a la apertura de instrucción, carácter de cosa juzgada, calidad de la que no goza la resolución judicial mencionada, toda vez, que las situaciones jurídicas allí declarada carecen de la firmeza e intangibilidad que caracteriza al principio de inmutabilidad el cual es atributo esencial de la cosa juzgada-   y a la vez ha consignado en la sentencia del Exp. 1077-2002-HC/TC, que  -en el caso materia de análisis como se desprende de los actuados la resolución judicial que declara no haber lugar a la apertura de instrucción no tiene la calidad de una sentencia, esto es un acto jurisdiccional en virtud del cual se pone fin a la investigación judicial acerca de la imputación de la comisión de un ilícito penal al recurrente, sino la de un simple auto dictado sin mediar investigación judicial, ni la realización de un contradictorio previo”.


Que, no obstante; los argumentos etéreamente sostenidos por la fiscalía superior en el párrafo que antecede, éste no reviste la consistencia necesaria a efecto de afirmar concluyentemente que el auto de apertura de instrucción no tiene el carácter de cosa juzgada.  El Dr. SAN MARTÍN CASTRO,  ha señalado que “Si el fundamento de la resolución que deniega la apertura de instrucción, es semejante al que puede basar una sentencia absolutoria o una resolución de otro tipo, pero que, por unos u otros motivos, equivaldría a una absolución y si esa resolución pasa –o puede pasar– por sucesivos tribunales con competencia para dictar sentencia, se darán los requisitos para atribuir a tal resolución fuerza de cosa juzgada”.  De lo que se infiere de manera singular, que el soporte de los argumentos advertidos por la fiscalía superior carece de consistencia y espesor, al pretender afirmar sutilmente que EL AUTO DE NO HA LUGAR A ABRIR INSTRUCCIÓN NO TIENE EL CARÁCTER DE LA COSA JUZGADA, POR QUE SIMPLEMENTE NO SE EQUIPARA A UNA SENTENCIA, sin advertir; que este auto procesa fundados argumentos en simetría a una sentencia, por ejemplo; cuando los hechos materia de incriminación han prescrito, o los mismos; no tienen relevancia penal.  

 Que, de otro lado; los operadores del derecho admitimos significativamente que el pensamiento jurídico se despliega y evoluciona con una imperturbable sincronía, concertando permanentemente en el escenario de una nueva realidad; es por ésta razón que el máximo interprete de nuestra carta magna, el TRIBUNAL CONSTITUCIONAL MEDIANTE EXP. Nº 05133-2009-PHC/TC, DE FECHA 18 DE AGOSTO DE 2010,  CON UNA VISIÓN JURÍDICA DISTINTA ADMITE CON PARTICULAR EVIDENCIA, QUE UN AUTO DE NO HA LUGAR A LA APERTURA DE INSTRUCCIÓN FIRME, ADQUIERE EL CARÁCTER DE LA COSA JUZGADA, DESTACANDO EFICAZMENTE LO SIGUIENTE: 

  

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EXP. Nº 05133-2009-PHC/TC, DE FECHA 18.08.2010.

 “Asimismo, este Tribunal Constitucional ha señalado en la sentencia recaída en el Expediente N.º 8123-2005-HC/TC que una resolución que no  constituye una sentencia definitiva pero, que ha puesto fin al proceso penal, SE ENCUENTRA TAMBIÉN GARANTIZADA POR EL PRINCIPIO NE BIS,IN,ÍDEM”.            

“En consecuencia, al señalar en su Quinto Considerando la Resolución de fecha 16 de enero del 2004 (fojas 52) que; “ (…) para afirmar la existencia de un delito deben constatarse los elementos de tipicidad, antijuricidad y culpabilidad, lo que no se da en el caso sub examine (…)”, lo que motivó que se declarara No ha lugar a la apertura de instrucción contra el recurrente; lo que a su vez fue confirmado por la Resolución de la Primera Sala de Reos Libres de la Corte Superior de Justicia de Lima, (fojas 55); NO PODÍA VOLVERSE A ABRIR INSTRUCCIÓN CONTRA EL RECURRENTE POR LOS MISMOS HECHOS, como sucedió con el auto ampliatorio de instrucción, Resolución N.º 33, de fecha 13 de agosto del 2007 (fojas 174); por consiguiente, es de aplicación el artículo 2º del Código Procesal Constitucional”.


Que, finalmente; a efecto de establecer si la cosa juzgada es absoluta o relativa, esta depende de la motivación que dio lugar al auto de no abrir instrucción, pues, si los fundamentos se sustentan básicamente en razón a la carencia de indicios, la cosa juzgada será relativa, toda vez; que nuevos aportes probatorios pueden forzar un proceso penal por el mismo hecho, siempre claro está que el mismo no haya prescrito.  De otro lado; si el auto de no abrir instrucción se funda en la inexistencia de los elementos objetivos y subjetivos que configuran la comisión del delito, el auto de no abrir instrucción adquiere la calidad de cosa juzgada absoluta.  

{
}
{
}

Deja tu comentario EL AUTO DE APERTURA DE INSTRUCCIÓN Y LA COSA JUZGADA

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre